•  
  • Youtube
  • facebook
  • twitter
  • Calificador de servicios

Untitled Document


Exposición “Dibujos para una oda al lápiz”

 

 

Por puro gusto y como una suerte de homenaje al lápiz que nadie nos ha pedido, pero que él bien se merece, en el Sistema de Bibliotecas hemos querido organizar esta exposición colectiva de dibujantes, todos de la Universidad, que encuentran en ese bello y delicado objeto un aliado incondicional. Todos los que están aquí son muy buenos dibujantes, qué duda cabe, y todos, también gustosos, han accedido a participar de esta reunión artística, un verdadero placer para mirar, sin buscar en lo mirado nada distinto a la destreza, el oficio, el dominio, el juego y el gusto que reflejan los dibujos en sí mismos. Puro juego, puro arte: lo de siempre. Por eso no termina nunca.


Acompañamos este catálogo con un texto relativamente amplio del escritor mexicano Vicente Quirarte sobre el lápiz, una bella página con la aprehensible atmósfera que un buen poeta dona a lo que escribe, esta vez sobre el magnífico e irreemplazable lápiz: ese adminículo capaz de superar todas las tecnologías, y capaz de crear bellos mundos imaginados para nada, para existir sin el afán de las utilidades. O, cuando más, para ir al encuentro de una palabra, esa que sirve, en el mejor de los casos, para salvar a alguien.


Luis Germán Sierra J.


Esquema para una oda al lápiz


Por Vicente Quirarte (México)


Nunca agradeceremos suficientemente el genio de Nicolas-Jacques Conté (1755-1805). Además de ser comandante de un batallón de globos de Napoleón Bonaparte, se daba tiempo para inventar instrumentos de precisión y escribir eruditas monografías sobre Egipto. El lápiz es hijo directo de la Revolución francesa. Un año después de la toma de La Bastilla, Conté descubrió que mezclando el grafito con cierta clase de arcilla, y sometiendo ambos elementos al fuego, se obtenía un instrumento de escritura cuya consistencia dependía de la cantidad de mineral que se le pusiera. Conté no vivió para ver la gran industria del lápiz, pero los lápices que aún llevan su nombre sirvieron a Edgar Degas para situar a sus bailarinas en medio de la atmósfera de bruma que las vuelve tan próximas y lejanas.

**

Pocos instrumentos como el lápiz nos acompañan durante tantos años de nuestra vida. Su presencia está vinculada a nuestras primeras y más profundas sensaciones: el lápiz recién afilado, su madera limpia y generosa en el salón de clases era bálsamo salvador para los lunes. El sonido de los lápices: su música al chocar unos con otros sus maderas en el interior de la mochila. Los tres sabores del lápiz: amargo el de la goma que mordisqueamos durante los primeros minutos del examen; frío y ácido el del metal conque continuamos; cálido y más próximo el del lápiz propiamente dicho. Para los psicólogos infantiles, el del lápiz es termómetro de fobias y autocontroles. Habrá que desconfiar del niño que conserve su lápiz sin mordeduras, con la goma a salvo del sacrificio. Será sin duda muy ordenado, escribirá con la mejor caligrafía, preferirá a Descartes sobre Pascal y será sujeto susceptible de ser engañado por su futura esposa.

**

Una poética del lápiz debe tomar en cuenta los sonidos peculiares de cada uno: diferente es el sonido del lápiz HB sobre papel con fibra de algodón, que el de una puntilla 3H sobre papel Albanene. De igual modo, se haría necesario un Manual de gradaciones, que recomiende el tipo de lápiz que debe utilizarse para determinada intención. Martín Luis Guzmán escribía a lápiz porque sentía que ese sonido íntimo del grafito contra el papel no turbaba por completo el silencio de la noche. Quizá por eso su prosa corre con una fluidez dancística que no hubiera dado la marcha (Paul Valéry) dictada por la máquina de escribir. Juan Ramón Jiménez distribuía estratégicamente por toda su casa lápices recién afilados, para atrapar en el aire a la belleza en cuanto esta se dignara a aparecer.


Se recomienda un lápiz HB para los primeros esbozos del poema: todo en el lápiz suave es dócil, como niña que sale a patinar tras la primera helada; es un placer tachar con él la palabra que no encaja, el adjetivo traidor. Se sugiere un lápiz duro para la carta en que demos el amor por terminado: el sonido breve y cortante de cada letra nos dará la sensación de que en verdad creemos en nuestra firmeza, y nos dará el valor suficiente para no borrar las palabras ofensivas, consuelo ilusorio del herido.

**

Los alemanes perfeccionaron la técnica de fabricación del lápiz, y los artistas franceses de mitad del siglo XIX se apresuraron a hacer con ellos sus respectivos manifiestos: Jean-August Dominique Ingres logra, mediante el lápiz duro, dibujos impecables, en la línea del mejor Holbein. En contraste, Eugene Delacroix se vale del lápiz suave para su trazo libre y nervioso, presagio de la inevitable revolución impresionista. Rector lo mismo del orden riguroso que de la pasión desbordada, el lápiz es “esbelto albañil” del dibujo, como dijo Rafael Alberti del pincel respecto a la pintura.

**

“Dejar quisiera / mi verso, como deja el capitán la espada: / famosa por la mano viril que la blandiera, no por el docto oficio del forjador preciada”, escribe Antonio Machado en su poema autobiográfico. Al igual que la espada o la lengua, es posible heredar una pluma, conservarla a lo largo de los años. Se dice la lengua de Cervantes como se cita la buena pluma de Garcilaso. Difícilmente recibimos un lápiz por herencia. Si así ocurre, antes que despreciar su vida efímera, repacemos su historia: pensemos en que su grafito ha tenido que mezclarse con arcilla y agua, y ha sido necesario elevar los ingredientes a temperaturas superiores a los mil grados centígrados; que se han elegido maderas resistentes y al mismo tiempo dúctiles para alojar la puntilla debidamente lubricada; que el gigantesco paso de colocarle una goma en el extremo lo dio en el año 1857 Hyman L. Lipman en la ciudad de Filadelfia. Por todo eso, goza su simetría y su peso, huele a su madera y antes de sacarle punta recuerda que un lápiz nuevo es una forma de dicha.


(Vicente Quirarte en Enseres para sobrevivir en la ciudad, Editorial Norma, Bogotá, 1994, pp. 13-17).


Dibujar es como hacer un gesto expresivo con la ventaja de la permanencia.

Henri Matisse

Un dibujante es una persona que tiene que dibujar lo mismo día tras día sin repetirse.

Charles M. Schulz


Participantes


Felipe Flórez, César del Valle, Felipe Giraldo, Hansel Figueroa, Yamith Quiroz, Diana Melissa Marulanda, Javier Alonso Sierra, Maritza Hernández, Edwin Monsalve, Juan Carlos Osorno, Miguel Medina, Elizabeth Builes, Elkin Úsuga, Juan Diego Trujillo, Jeisson Sierra, Juan Esteban Ávalo, Samir Varela.

 


Para nuestro Sistema de Bibliotecas es muy importante saber si usted se siente bien informado (a) sobre nuestros servicios, certámenes, cursos y novedades bibliotecarias.


Puede hacernos sus comentarios al respecto de este concurso, o calificar el valor informativo de este artículo y el servicio de comunicaciones de nuestro Sistema de Bibliotecas, dando clic aquí.
 
 

 

Actualidad
Programación
Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Antioquia | Dirección: Calle 67 No. 53 - 108 - Bloque 8
Conmutador: [+57 4] 219 5151 - Fax: 219 11 97 | Correo electrónico: informacionbiblioteca@udea.edu.co
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2011